Archivo de la categoría: Estudios de patología

Hundimiento de dos edificios en Mataró

Esfondrament c/ Sant Antoni MataróHUNDIMIENTO DE DOS EDIFICIOS EN MATARÓ, 2012/13 Asistencia técnica en fase de emergencia, estudio de consolidación de los edificios vecinos, dictamen pericial sobre las causas de los hundimientos y auditoría del proyecto de obras del núm. 40

Cliente: Ayuntamiento de Mataró (mediante la Associació de Consultors d’Estructures – ACE). Trabajos compartidos con Bis Arquitectes.
Comentarios: El 23 de febrero de 2012 se derrumbó el edificio en el núm. 38 de la calle de Sant Antoni de Mataró, coincidiendo con la excavación del sótano de las obras que se estaban ejecutando en el núm. 40. A pesar de las actuaciones preventivas que se llevaron a cabo, el 27 de marzo se derrumbaba un segundo edificio en el número 36. En ese momento la ACE se puso a disposición del alcalde y realizamos un primer empleo de asesoramiento técnico de emergencia, pues la situación de alarma social así lo recomendaba. Finalmente realizamos, en colaboración con David Garcia y Amparo Lecha de Bis Arquitectes un estudio sobre la consolidación de los edificios vecinos en el lugar de los hechos, un dictamen sobre las causas del hundimiento y una auditoría de las obras que debían continuar en el número 40.

Dictamen pericial de nave industrial en Dosrius

NAVE INDUSTRIAL EN DOSRIUS, 2009/11
Certificado de solidez y dictamen pericial de carácter judicial

Cliente: José O. Mir, S.A.
Comentarios: El hundimiento de dos forjados cerámicos por exceso de sobrecarga motiva mi actuación. Para determinar la sobrecarga admisible y realizar un certificado de solidez analizo la estructura de la nave industrial. Posteriormente se me solicita dictamen pericial para procedimiento judicial.

Estudio de patología, proyecto de reparación y dirección de obra del CEIP Seat

CEIP SEATCEIP SEAT, 2011/2013 Estudio de patología estructural, proyecto de reparación, dirección de obra y coordinación de seguridad y salud

Cliente: Direcció Construccions i Manteniment Escolar. Consorci d’Educació de Barcelona.

Ubicación: c/ de la Mecànica, s/n. Barcelona.
Comentarios: El CEIP Seat es una escuela construida por la empresa de automoción del mismo nombre para dar servicio a los hijos de sus trabajadores de la factoría de la Zona Franca. Construida hacia el año 1960, a principios de la década de 1980 pasó a ser de propiedad pública. Las deficiencias detectadas fueron múltiples, pero las podemos agrupar en dos ámbitos: movimientos y grietas en tabiques y paredes debidos a la poca competencia del terreno del subsuelo y oxidación generalizada en los elementos de hormigón armado de algunas de las fachadas. Empecé los estudios en julio de 2011 y las obras de reparación y mejora las terminamos en abril de 2013.

Diagnosis, proyecto y dirección de sustitución de cubierta en centro educativo

I.E.S. JOAN SALVAT PAPASSEIT (BARCELONA), 2010
Diagnosis de patología estructural. Proyecto y dirección de sustitución de la cubierta

Cliente: Direcció de Serveis de Construccions i Manteniment Escolar. Consorci d’Educació de Barcelona
Comentarios: El fallo de los tirantes metálicos de las cerchas de madera que se ven en la fotografía sitúan la cubierta en un grave riesgo de colapso. El diagnóstico recomienda el desalojo preventivo de las plantas inferiores y, tras tantear distintas soluciones de reparación, se opta por la sustitución de la cubierta.

Estudio de patología estructural y proyecto de reparación del CEIP Mediterrània

CEIP MEDITERRÀNIA, 2006/07
Estudio de patología estructural y proyecto de reparación

Cliente: Direcció de Serveis de Construccions Escolars. Institut Municipal d’Educació. Ajuntament de Barcelona.
Ubicación: Passeig Marítim de la Barceloneta, 5. Barcelona.
Comentarios: El CEIP Mediterrània (antes Lepanto) se encontraba ubicado en un edificio construido a finales de la década de 1950 que se encontraba en primera línea de mar. La estructura estaba formada por pórticos de hormigón armado y viguetas cerámicas. Como elementos singulares destacan una cubierta con 5 m de voladizo y unos balcones de 3,70 m de vuelo. El edificio sufría un avanzado proceso de corrosión electrolítica, puesto de manifiesto sobre todo en los pilares de fachada. En primer lugar se estudió la conveniencia de reparar los elementos dañados con tratamientos químicos y morteros de reparación, pero el gran número de elementos afectados hicieron más adecuada una sustitución funcional con estructura metálica. El elevado coste de la reparación, junto con un gran número de deficiencias no estructurales, recomendaron no obstante su derribo.