Libro “Informes periciales en edificación”

Hay que reconocer que comprar libros técnicos es un problema. Si vas a una librería, por más especializada que esta sea, nunca tienen en stock todos los títulos que quieres, y si los compras por Internet vas más a ciegas que un vendedor de cupones. Los de Google han comenzado a escanear libros en plan bestia y a ofrecer la posibilidad de hojearlos (a menudo sin pedir permiso, pero eso es otro tema), pero claro, los libros más atractivos que acaban de salir nunca están. Por eso encuentro interesante reseñar algunos que me han gustado especialmente.

El libro de hoy lleva por título “Informes periciales en edificación”, de Juan Felipe Pons Achell y publicado por la Universitat Jaume I este 2011. Para quien esté interesado me he tomado la libertad de escanear el índice aquí.

El objetivo del libro es claro: explica todo lo que un técnico debería saber para actuar como perito judicial, y da pautas, desde un punto de vista formal, para redactar correctamente un informe pericial.

Hay que decir que es un libro valiente, honesto y redactado de una forma muy directa. Se agradece especialmente que no se queda en un ámbito estrictamente teórico sino que baja a la realidad, exponiendo casos concretos y reflexionando en voz alta sobre la preparación y comportamiento de los peritos. Por otra parte es un libro completo y muy bien estructurado, de forma que el aspirante a perito, una vez leído, tendrá la agradable sensación de encontrarse preparado para actuar como tal en un juicio. O, como mínimo, tan preparado como pueden dar de sí 250 páginas 😉

Para que os hagáis una idea de la valentía del libro sólo será necesario que os diga que tiene un capítulo titulado “Cómo ponerle precio a un informe”. Yo, que soy morboso por naturaleza, reconozco con las mejillas enrojecidas que fue el primer capítulo que me leí, y me llevé una sorpresa mayúscula cuando vi que, efectivamente, habla de dinero sin tapujos. Bueno, en realidad establece los criterios para valorar un informe, que es lo que prometía el título del capítulo, pero hay un punto, “más allá del deber”, donde da una orientación en dinero contante y sonante. Y como sé que sois tan morbosos como yo, aun a riesgo que me acusen de violar el copyright, no puedo evitar haceros un extracto:

  • Entre 600 y 1.000 euros para informes periciales sencillos con presupuestos de reparación bajos.
  • Entre 1.000 y 3.000 euros para informes de dificultad media, con presupuestos de reparación elevados (entre 20.000 y 300.000 euros), con más de un extremo a analizar y donde sean necesarias varias visitas.
  • Entre 3.000 y 6.000 euros para informes complejos, con muchos extremos a analizar, cuantías a valorar muy elevadas (entre 300.000 y 600.000 euros) que requieran algún tipo de cala, pruebas de servicio o ensayos, realización de planos, etc.
  • A partir de 6.000 euros para informes especiales, donde los criterios de complejidad, dedicación y presupuesto se disparan.

Que cada uno piense lo que quiera, pero reconozcamos que exponer con tanta claridad los propios honorarios no es muy habitual y deberíamos agradecérselo.

Hay muchos otros apartados jugosos en este libro, especialmente en cuanto a la formación y especialización de los peritos, pero este es un tema que me gustaría analizar con más detalle en una próxima entrada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.