¿Cuántos ensayos de soldadura hay que hacer?

No hace mucho me encargaron realizar el plan de control de calidad de la estructura de una escalera metálica para una escuela de Mataró. El trabajo, en sí, convendréis que no plantea muchas dificultades, al menos hasta que llegas a la parte más llamativa y a la que por lo tanto la gente da más importancia: los ensayos de las soldaduras, que en nuestros casos de estructuras modestas y humildes se suelen reducir a los líquidos penetrantes.

La normativa anterior al CTE era bastante muda al respecto, y la bibliografía de que dispongo sobre estructuras metálicas adolece de similares problemas de habla. Seguro que debe existir algún tipo de recomendación de alguna asociación americana o de algún instituto europeo, pero en todo caso lo desconozco, así que aprovecho este blog para animar a mis compañeros a exponer los “papers” de que dispongan.

Así las cosas, lo primero que hice fue acudir al CTE DB-SE-A. En el apartado 10.8.4.1 punto 2 encontramos lo siguiente:

“En las zonas de unión y fuera de la unión en piezas armadas, las soldaduras transversales (en chapas de alma y ala antes del armado o en ángulo en extremos de uniones con solape), se ensayarán las cinco primeras uniones de cada tipo con análogas dimensiones, los mismos materiales y geometría de soldadura y en las que se utiliza el mismo procedimiento. Si estas cinco primeras cumplen los criterios de aceptación, se ensayará una en cinco uniones de cada tipo.”

Alguien ha entendido algo? No, yo tampoco sabía que Groucho Marx fuera ponente del CTE…

Bueno, no nos estresemos, por algo disponemos de la novísima y flamante EAE, recién salida del horno y aún calentita. La abrimos, miramos el índice y las lágrimas afloran a nuestros ojos: tiene un amplísimo apartado dedicado específicamente al control de la ejecución. A mis compañeros que me han criticado por criticar la EAE en una entrada anterior les diré que, en este aspecto, estoy muy satisfecho con la intención de la nueva norma: llena realmente un vacío olvidado por el eurocódigo. Al César lo que es del César.

Bien, pongámonos manos a la obra. Capítulo XXII, Control de la ejecución, Artículo 91, Control del montaje en taller. Vaya, primer contratiempo: mi escalera la montarán fundamentalmente en obra, no en taller. ¿Hay algún apartado para montajes en obra? No, así que sigue pa’delante Paco y no preguntes tanto.

Bueno, vayamos directamente al artículo 91.2.2.5, Comprobación de la ejecución de las soldaduras. De momento prescindimos de la sutil diferencia entre autocontrol y control externo, al fin y al cabo la norma no es de aplicación y ya le hacemos bastante favor empleándola. Pasamos la página y vemos lo que estábamos esperando: una tabla simple y clara con los porcentajes de soldaduras a ensayar.

Primera alegría: contradiciendo el título del artículo donde se ubica la tabla ésta sí contempla las soldaduras en obra. Fantástico.

El artículo 6.2.2 nos informa que nuestra pequeña obra tiene una Clase de Ejecución 3 (C.E. 3), así que ya sabemos que tenemos que ensayar el 20% de los cordones de ángulo y el 5% de los elementos auxiliares. Maravilloso.

Continuamos. Resulta que buena parte de nuestras soldaduras son a tope, porque las zancas de la escalera son chapas quebradas. En este caso debemos obtener primero el coeficiente “k”, que la tabla nos explica que se llama “coeficiente de utilización” y también nos dice que no sabe si la “k” se escribe con mayúscula o minúscula. Va, tanto da, busquémosla. Y busquémosla. Y busquémosla. Porque resulta que no está. Menos mal que la norma está en PDF y podemos certificar que no hay ninguna “k” que encaje, ni “K” ni “coeficiente de utilización”, porque si no tendríamos que quemarnos las pestañas siguiendo las 700 páginas de la instrucción.

Bueno, usemos la cabeza, por algo Su Majestad el Rey, previo estudio pormenorizado de nuestro expediente académico, nos dio el título de ingeniero. Quizás es aquel coeficiente que indica la distribución de tensiones en la sección, sería el que más encajaría… en la EAE lo podemos encontrar por ejemplo en la tabla 20.3.a y se llama Ψ. Pues manos a la obra, imaginemos que k = K = Ψ = 0,5, que correspondería a una situación de flexión simple: glups, tengo que ensayar el 100%!

Menos optimista que antes, pero inasequible al desaliento, continuo leyendo el resto del artículo. Todavía no nos han dicho el tipo de ensayo. Malas noticias:

“Asimismo, en general, se realizará una inspección radiográfica y ultrasónica de las soldaduras a tope, tanto de chapas en continuación como de uniones en T, cuando éstas sean a tope.”

Aunque el señor juez pueda llegar a admitir que la conjunción copulativa entre “radiográfica” y “ultrasónica” es una errata sólo para hacernos la puñeta a los técnicos, no me escapo de hacer una u otra …

El resto de soldaduras sí se podrán ensayar con líquidos penetrantes, aunque hay un párrafo que la acaba de liar del todo:

“En general, el autocontrol realizará una inspección mediante partículas magnéticas o en su defecto líquidos penetrantes, de un 15% del total de la longitud de las soldaduras en ángulo, con los criterios de aceptación fijados en las normas ya referidas.”

Quien escribió este párrafo había olvidado que antes había incluido la tabla, o quizás al revés.

¡Virgencita que me quede como estaba! Después de todo esto ya os podéis imaginar qué hice: tratar de volver redactar como pude el artículo del CTE para que la peña tuviera una pista de por dónde ir. Y así quedó (se acompañaba una lista de tipos de uniones):

  1. Para las uniones de fuerza se ensayarán los cordones de soldadura de las cinco primeras uniones de cada tipo con geometría análoga, mismos materiales y geometría de soldadura y en las que se utilice el mismo procedimiento. Si estas primeras uniones cumplen los criterios de aceptación se ensayarán los cordones de una unión de cada cinco restantes.

  2. Para las uniones de atado se ensayará una en cada veinte puntos de fijación.

11 pensamientos en “¿Cuántos ensayos de soldadura hay que hacer?

  1. Mi pregunta es cuando los ensayos deben de ser de los problemáticos, lease radiografías y esas cosas y cuando de líquidos penetrantes?????

    Excelente artículo, lo enlazaré con uno en GEOJUANJO sobre los mecanismo de transmisión de esfuerzos entre micropilote y encepado, la conclusión es clara, si puedes evita poner elementos soldados.

    quedo a la espera de tu respuesta a lo de arriba.
    juanjo

  2. Hola Juanjo,

    Por lo que he entendido al leer la EAE, se podrán hacer ensayos por líquidos penetrantes en todos los casos excepto en las soldaduras a tope y cuando haya cruces de cordones de soldadura. En las soldaduras a tope y en los cruces se realizarán radiografías, pero podrán ser sustituidas por ultrasonidos si son de difícil acceso o lo autoriza la dirección facultativa. La verdad es que la redacción de este apartado es un tanto confusa, y me gustaría que algún experto en soldaduras (yo no lo soy) nos explicara “el perquè de tot plegat”.

    Y gracias por el enlace, lo tendré en cuenta cuando reparta los lotes de Navidad!

  3. Si en una estructura integrada por armaduras, trabes, columnas, tensores, largueros, bases y cartabones, se han realizado 500 puntos y cordones de soldadura, ¿qué porcentaje deberá revisarse, y de los resultados negativos, hay algún porcentaje para corregir, aprobar, aceptar y autorizar?

  4. Hola Víctor Manuel,

    Se me hace difícil establecer el control de calidad en casos particulares sin conocer en detalle la obra y las características, porque justamente lo que viene a decir el artículo es que la normativa no lo deja muy claro. Lo mejor que se puede hacer es intentar recoger el espíritu de la normativa y aplicar sobre todo el sentido común.

    Saludos!

    • Hola Hugo,

      Sin duda, el ensayo por líquidos penetrantes, ya que es muy sencillo y económico. El inconveniente es que no se puede hacer si la soldadura ha sido pintada.

      Saludos!

      Laureà

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.